USO Opina

La subida de precios requiere una recuperación de los salarios urgente

Tal y como hacía prever el índice adelantado por el INE hace unos días, hoy el Banco de España ha confirmado unas subidas de precios en mayo inasumibles para el ciudadano tanto por la cifra como por los productos a los que afecta. “La diferencia de un punto entre abril y mayo se ceba sobre todo con los carburantes, que encarecen vivienda y transporte, y con productos básicos de alimentación, como la fruta. El IPC lleva tres años subiendo de forma continuada, cada vez en porcentajes más altos, y los sueldos no ven esa recuperación de la economía”, apunta Sara García, secretaria de Acción Sindical y Salud Laboral de USO.

“En USO reclamamos ya una subida salarial suficiente para volver al poder adquisitivo de hace diez años. El IPC no basta ni para los sueldos ni para las pensiones, porque no se está subiendo de cero, sino desde el recorte que han sufrido en esta década. La negociación colectiva debe recuperar el lugar que la Reforma Laboral y los pactos de subidas ridículas le robaron, y convertirse en el instrumento de todos los trabajadores y todos los sindicatos para pelear por una subida justa, que debe ser del IPC + 4% anual”, considera Sara García

USO denuncia la nula intención de RYANAIR de negociar con el sindicato de Tripulantes de Cabina

Tras más de 5 meses de contactos entre USO y la aerolínea irlandesa, Ryanair se niega a recibir a los responsables y representantes del sindicato. La aerolínea insiste en imponer quién, cómo y dónde debe de producirse la negociación; condiciones previas que el sindicato califica de inaceptables, abusivas y contrarias a los fundamentos más básicos de la libertad sindical.

A pesar de los múltiples intentos relalizados desde USO por sentarse a negociar, Ryanair se niega a modificar su actitud bloqueando así, con esa actitud, cualquier intento de iniciar negociaciones.

USO Sector Aéreo denuncia que la aerolínea irlandesa ha estado dilatando plazos y poniendo excusas para no sentarse a negociar con el objetivo de separar el conflicto que actualmente mantiene con sus tripulantes de cabina portugueses y españoles, ganando tiempo para evitar que ambos conflictos pudieran desembocar en acciones de protesta conjuntas y coordinadas de sus tripulantes de cabina en Europa.

Entre otras condiciones, Ryanair pretende imponer las personas que deben de representar al sindicato en la negociación. Previo al inicio de la negociación, Ryanair exige someter a los tripulantes de cabina que viven y trabajan en España, a los tribunales irlandeses y aceptar los contratos bajo legislación, derechos y obligaciones laborales irlandeses. Otro de los puntos en discordia es la exigencia de la empresa de que los tripulantes de cabina paguen impuestos en Irlanda, a pesar de residir y trabajar en territorio español.

Y el último punto de discordia es el rechazo frontal y absoluto de la aerolínea de incluir en la negociación colectiva a los tripulantes de cabina temporales y subcontratados a través de empresas de empleo temporal. Estos trabajadores suponen en la actualidad más del 70% de la plantilla de Ryanair en España.

Ante la falta total y absoluta de voluntad por parte de la empresa a modificar sus condiciones tras meses de infructuosos intentos y ante tantas imposiciones, frente algunas de las cuales hemos transigido como acudir a una reunión en Dublín pese a que en principio dijeron que podía ser en Madrid, parece poner en evidencia el desinterés total de RYANAIR por llevar a cabo negociación alguna.

USO Sector Aéreo no perderá más tiempo, optando por otras acciones, ya que el diálogo no parece ser una opción con esta empresa, no acostumbrada a tener interlocución alguna con agentes sindicales, conducta que solo se asemeja a regímenes totalitarios.

Así, desde USO entendemos que, en este punto, Ryanair ha sido quien ha roto todos los puentes de diálogo y no es posible llevar a cabo negociaciones en el ámbito nacional con la aerolínea. USO anuncia públicamente su intención de acordar con otros sindicatos europeos de tripulantes de cabina acciones al objeto de trazar una estrategia común y planificar una respuesta coordinada de ámbito europeo para este verano.

Los precios siguen al alza en los productos básicos mientras los salarios siguen estancados

El IPC volvió a subir en abril y además lo hizo en los grupos de productos más necesarios para la vida diaria, como son los alimentos y el transporte.

Los precios han subido de media el 1,1% con respecto al mismo mes de 2017, pero la alimentación se ha incrementado en un 1,6% y el transporte, un 2%. Son los productos complementarios, como el ocio y la restauración, los que bajan la media, pero el coste de la vida diaria sigue creciendo “obligando a estirar los salarios y pensiones cada vez más. Unos salarios que siguen sin despegar tras diez años de sacrificios de los trabajadores. Y unas pensiones que se van a subir en función de estos precios por un acuerdo puntual, un parche político para aprobar los presupuestos, no como un compromiso real para blindar el poder adquisitivo de los pensionistas”, considera Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de la USO.

Más >

Tener casi 3,8 millones de parados demuestra que siguen sin acometerse las reformas que hacen falta

  • Joaquín Pérez, secretario general de la USO, afirma que la EPA demuestra que hay motivos de sobra para salir a la calle el 1 de Mayo.
  • El empleo sube y la recuperación se ralentiza a niveles de hace cinco años.
  • La recuperación económica que demuestran las grandes cifras macroeconómicas sigue sin traducirse en la mejora del empleo en España, tal y como refleja la primera oleada de la EPA de este 2018. El paro ha subido en 29.400 personas y se han destruido 124.100 empleos en este primer trimestre del año. “Aunque tradicionalmente en el primer trimestre suba el paro, ahora lo hace más que en los últimos cinco años, señal de que se ralentiza la economía. La recuperación no ha llegado ni al empleo ni a los salarios”, analiza Joaquín Pérez, secretario general de la USO. De hecho, en el mismo período el paro no subía tanto desde 2013 y no se destruía tanto empleo desde 2014.

La mayoría de quienes han perdido su puesto de trabajo eran contratados temporales (128.900), “reflejo de un mercado laboral donde más del 26% de los trabajadores sufren la precariedad de una temporalidad que se traduce en encadenamiento de contratos por días o semanas”, reitera Joaquín Pérez, ya que “trimestre tras trimestre nos llegan datos similares, problemas ya endémicos del mercado laboral español, como las jornadas parciales involuntarias para mujeres o el aumento del paro entre los mayores de 55 años, que se traducirá en jubilados al borde de la pobreza”.

Según el secretario general de la USO, “a las puertas del 1 de Mayo, no podemos dejar de decir que hay motivos de sobra para salir a la calle a protestar por la falta de empleo, por unos salarios que siguen sin recuperarse a la par que crecen los beneficios de las grandes compañías del IBEX. Ya está bien de que la deuda de la crisis sigan pagándola los mismos. Por eso en este Primero de Mayo desde la USO queremos remarcar que la deuda millonaria que se ha pagado aún es una deuda pendiente con los trabajadores en materia de empleo de calidad, salarios y pensiones”. Joaquín Pérez sentencia: “tener casi 3,8 millones de parados y rozar el 17% de tasa de desempleo diez años después del inicio de la crisis no es compatible con salir día tras día a anunciar que estamos en plena recuperación. Eso demuestra que siguen sin acometerse las políticas y reformas que realmente hacen falta”.

USO denuncia que los salarios ya suponen menos de la mitad de la riqueza de España

  • El peso de los sueldos en el PIB ha pasado del 50,15 al 47,29% en diez años
  • En 2008, la masa salarial global era 9.505 millones de euros mayor que en 2017

Según el estudio elaborado por el Gabinete de Estudios de la USO titulado “Crecimiento económico: salarios y empleo”, se demuestra que, a pesar de que el PIB ha crecido a un ritmo por encima del 3% en los últimos tres años, la mejora de la riqueza nacional no ha llegado a los salarios.

Desde 2008, la renta salarial, uno de los tres pilares que componen el PIB, ha pasado de suponer más de la mitad de este (50,15% en 2008) a superar apenas el 47% al finalizar 2017 (47,29%). Esto supone una bajada de casi 3 puntos que, además, no es solo un descenso de la relación del peso en la riqueza, sino también en términos absolutos: en 2008, la remuneración de los asalariados suponía en España 559.777 millones de euros, mientras que en 2017 ha sido de 550.272 millones. Es decir, hay 9.505 millones de euros menos de riqueza salarial hoy que al empezar la crisis.

(Descarga el estudio completo aquí:   USO Estudio Crecimiento económico- salarios y empleo )

Más >

Publicación de los compañeros de la sección de El pozo alimentación.

El paro baja en febrero por inercia, denotando la falta de medidas para combatirlo

Tras la subida del desempleo en enero, febrero da tradicionalmente un respiro a los datos del paro. “Una ligera bajada que nada tiene que ver con que se hayan tomado medidas para fomentar el empleo, sino al contrario: un descenso que se da todos los febreros tras volver a la actividad normal postnavideña y postrebajas, y que ha sido incluso menor que en 2016 y 2017”, critica Laura Estévez, secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales de la USO. En 2017, por ejemplo, de enero a febrero bajó el 0,25%, siete décimas más.

“Cada descenso del paro, por mínimo que sea, es una buena noticia, no cabe duda, pero la inercia sigue notándose en el mercado laboral no solo en cifras globales, sino en que no se corrige ninguno de los grandes males estructurales de nuestro desempleo”, lamenta Estévez. El desempleo entre los menores de 25 años creció en un 3,12%, “lo que demuestra”, continúa, “que la única oportunidad que tienen los jóvenes en este país para trabajar es hacerlo en campañas extenuantes, mal pagadas y firmando un contrato por día”.

Pero “lo que sigue siendo sangrante es la brecha de empleabilidad por género, que cada mes nos da motivos para salir a la calle este 8 de Marzo”, sigue analizando la secretaria de Comunicación y Estudios Sindicales. “Tres de cada siete parados son hombres y cuatro, mujeres. A esto hay que añadirle que la población activa entre las mujeres es menor: de cada 100 personas en edad y disposición de trabajar, 46 son mujeres y 54, hombres”. Por lo tanto, hay 1.997.878 paradas frente 1.472.370 hombres, pero hablamos de una base de mujeres activas menor que la de los hombres: “hay que visibilizar estos agravios el 8 de Marzo, y nosotros lo hacemos convocando actos de protesta en todas las comunidades autónomas y huelga de 12 a 16 horas”, resume Laura Estévez.

El dato más positivo de los registros de empleo de febrero, “es, sin duda, la afiliación a la Seguridad Social, que está en máximos desde el inicio de la crisis”. Hay 18.363.514 cotizantes, 81.483 más que en enero. “Una buena línea que nos aleja aún de la sostenibilidad del Sistema Público de Pensiones, que necesita cambios urgentes en la configuración de su financiación, como puede ser vía presupuestos. Las pensiones son desde hace años una de las grandes preocupaciones sociales y laborales de la USO, que el 17 de marzo convoca en Madrid a una gran manifestación para blindarlas en la Constitución”, anuncia Laura Estévez. Una gran marcha en la que USO participa como miembro fundador de la MERP, la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones, un movimiento plural en marcha desde 2013.

Datos-afiliacion-Seguridad-Social–febrero-2018

Datos-de-paro-registrado-febrero-2018

Seis años de Reforma Laboral: El enfermo ha mejorado, pero persiste la gravedad.

USO Informa de febrero de la sección sindical de ELPozo

USO opina sobre la violencia de género.

Siguiendo con nuestra campaña de 2016, “De que hablamos cuando hablamos de violencia machista”, desde USO creemos que es fundamental tener en cuenta a incidencia de los estereotipos de género en el cuestionamiento que suele sufrir la víctima. Uno de los errores más comunes al abordar la violencia de género es pensar que existe un perfil del agresor y de la víctima, así como minimizar la importancia de los hechos que ésta relata.