En 2012 la empresa Ferrovial impuso a sus trabajadoras del IMAS una reducción de jornada y sueldo del 17,5%, seis años después aún no han recuperado NADA. 270 trabajadoras afectadas en diversos centros de trabajo. Cobrando a razón de menos horas trabajadas soportan una carga de trabajo parecida a la anterior a la bajada, con el consiguiente perjuicio tanto físico como de las condiciones de trabajo de las trabajadoras, como del servicio prestado a los residentes y enfermos. Hemos detectado como se han cubierto huecos de falta de personal con contratación de nuevas trabajadoras, incumpliendo la condición por la que antes de realizar nuevas contrataciones, las trabajadoras afectadas por la reducción de jornada, recuperarían sus horas de trabajo anterior al proceso de recortes. #USOenLucha. A pasar de el indignante cupo de servicios mínimos del 70% impuesto por la empresa hay que seguir adelante. Estamos con vosotras compañeras!!