El sindicalismo hace grandes amigos, que duran hasta mucho después de la relación laboral con la empresa.