Archivo de 5 octubre, 2017

Plataforma por el nuevo convenio del transporte de mercancías por carretera de la Región de Murcia

Los compañeros y delegados del sector del transporte de USO han empezado a reunirse de cara a la negociación del nuevo convenio para el 2018. Para ello se están revisando todo el articulado del actual convenio vigente desde el 2013, que está prorogado. Estamos decididos a conseguir una mejora sustancial para el próximo convenio, haciendo una revisión integral del articulado.

Los distintos delegados de USO de varias empresas del sector, vienen colaborando para recopilar propuestas, por ello hacemos un llamamiento y animamos a trabajadores del sector a que hagan propuestas para que podamos hacer aportaciones para el nuevo convenio. Haciendo especial incidencia en el grupo de la categoría profesional de conductores que engloba al 80% de los trabajadores bajo el paraguas de dicho convenio.

En enero del 2018 se empezará a reunir la mesa negociadora de los sindicatos y la patronal FROET.

Artículo de nuestro compañero y Secretario Regional José Sáez

Reflexiones: Sindicalismo y política.

Define la real academia española, en su diccionario de la lengua española, la actividad política, cuando es referida a las personas, como la “Actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.” yo personalmente lo ampliaría a la inactividad, ya que considero que la pasividad también es una actitud influyente. También refiere el mencionado diccionario esa actividad política como “Orientaciones o directrices que rigen la actuación de una persona o entidad en un asunto o campo determinado”.

Más >

España necesita una subida salarial.

En el marco de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, que se celebra el 7 de octubre, la Unión Sindical Obrera ha reivindicado en un acto celebrado hoy la necesidad de que se produzca una verdadera subida salarial en España.

“Que en España, el 0,4% de población posea una riqueza equivalente casi al 54% del PIB de nuestro país o que sigan aumentando las desigualdades, agravadas por unas reformas laborales y sociales que castigan a los trabajadores y sus sindicatos, pervirtiendo la negociación colectiva o reduciendo las pensiones, son razones suficientes para reclamar el fin de la devaluación y congelación salarial y de la pérdida de poder adquisitivo que llevan arrastrando los trabajadores”, ha defendido Julio Salazar, secretario general de USO.

La reivindicación del Trabajo Decente es un anhelo para lograr una vida digna en todas partes del mundo. Se reclama un trabajo con derechos, con ingresos suficientes para mantener un hogar y a una familia, con seguridad y protección social, n una sociedad inclusiva y democrática. “Se trata de una reivindicación universal, tanto que el Trabajo Decente está recogido en el Objetivo octavo del Desarrollo Sostenible que todos los gobiernos del mundo se comprometieron a cumplimentar, reordenando sus políticas para lograrlo. También el Gobierno de España viene obligado por ese compromiso”, apunta Salazar.

“En una globalización donde muchas empresas generan precariedad laboral y en un mundo donde el 1 % más rico acumula más riqueza que el resto del planeta, se hace necesario un reparto más justo. En España, pero también en Europa, hay que recuperar los derechos laborales y la negociación colectiva, en definitiva, recuperar lo perdido para impulsar la demanda interna y la capacidad de inversión”, ha reivindicado Salazar.

Para propiciar este cambio desde USO abogamos por que se lleve a cabo una profunda transformación del modelo productivo, reforzando a investigación, por la vuelta de los jóvenes que tienen que abandonar nuestro país por falta de expectativas de futuro, y apostando por el crecimiento incluyente y equitativo basado en salarios dignos con trabajo decente.

LOS SALARIOS EN 2015 CRECIERON UNA DÉCIMA MENOS QUE EN 2014

Los salarios crecieron de media en 2015 un 0,7%, una décima menos que en 2014. Por tanto, en el segundo año consecutivo en el que los salarios han experimentado un pequeño crecimiento -recordemos que de 2011 a 2013 los salarios descendieron el 1,5%, el 1,6% y el 0,3%-, este incremento se ralentizó en 2015. Teniendo en cuenta que el PIB creció un 3,4% más que en 2014, desde USO denunciamos que el crecimiento de nuestra economía no está revirtiendo en los trabajadores y trabajadoras ni en sus salarios.

Según los datos del Índice de Precios del Trabajo, publicados por el Instituto Nacional de Estadística, los mayores aumentos se dieron en Educación (6,2%), Actividades inmobiliarias y Administración Pública y Defensa y Seguridad Social Obligatoria, un 3,2% en cada una de ellas. Los mayores descensos fueron en Hostelería (-5,7), Industrias extractivas (-2,6%) y otros Servicios (-1,2%).

En cuanto al tipo de contratos, los salarios de trabajadores con contratos temporales subieron un 1,4% frente al 0,5% que se incrementaron los trabajadores indefinidos. En este mismo sentido, teniendo en cuenta la antigüedad en la empresa, los salarios de los empleados con menos de un año de antigüedad bajaron un 5,9%. Los nuevos empleados tienen salarios más bajos.

Según el tamaño del centro de trabajo, el mayor incremento tuvo lugar en los centros de 50 a 199 trabajadores (1,1%), mientras que en los centros más pequeños se incrementaron los sueldos en un 0,2% y en los de 200 o más trabajadores, un 0,8%.

Por sexo, la tasa de variación anual fue del 0,4% para los hombres y del 1% para las mujeres. Los empleados menores de 25 años percibieron salarios que descendieron un 0,3%. En el resto de franjas de edad, se experimentaron subidas desde el 0,5% en el grupo de 55 y más años; del 0,9% en los trabajadores con edades comprendidas entre los 45 y 54 años, y del 1% en la franja de edad de 35 a 44 años. Los salarios de empleados de 25 a 34 años no experimentaron ninguna subida.

La Ministra de Empleo, Fátima Báñez, afirmó en una comparecencia en enero de 2015 que 2014 había sido el año de la recuperación del empleo en España y que esperaba que 2015 fuera el de la recuperación y el del impulso definitivo al empleo de calidad. De nuevo la realidad y el resultado de sus propias políticas le quitan la razón y, a pesar del afán propagandístico del gobierno, los datos certifican que el empleo que se crea es empleo basura, precario, inestable y con salarios más bajos.

Esta creación de empleo de usar y tirar junto con la devaluación salarial crónica que llevamos sufriendo en los últimos años han generado aún más desigualdad entre los trabajadores, ya que los nuevos empleados, los más jóvenes y los trabajadores de PYMES tienen salarios más bajos. Esta situación solo genera más pobreza y desigualdad.