Con este artículo intentaremos aclarar todo lo relativo a los tiempos de trabajo y presencia, dada la confusión que existe.
En primer lugar vamos a definir lo que es cada uno y que actividades se consideran que están dentro de ellos.

Con este artículo intentaremos aclarar todo lo relativo a los tiempos de trabajo y presencia, dada la confusión que existe.   En primer lugar vamos a definir lo que es cada uno y que actividades se consideran que están dentro de ellos.

Según RD 1561/1995, se considera tiempo de trabajo efectivo aquel en el que el trabajador se encuentra a disposición del empresario y en el ejercicio de su actividad, realizando las funciones propias de la conducción del vehiculo u otros trabajos durante el tiempo de conducción del mismo, o trabajos auxiliares que se efectúen en relación con el vehiculo y su carga. (Labores de carga y descarga, repostar, mantenimiento, etc.)  En la modificación posterior el RD 902/2007 nos dice lo mismo que el anterior, pero incluye los tiempos de espera de carga y descarga, cuando no se conoce de antemano su duración y los de restricciones de tráfico y esperas en aduana.

Según RD 1561/1995, se considera tiempo de presencia, aquel en el que el trabajador se encuentra a disposición del empresario sin prestar trabajo efectivo, por razones de espera, expectativas, servicios de guardia, viajes sin servicio, averías, comidas en ruta u otras similares.  En el RD 902/2007 nos especifica los que se considera tiempo de presencia, y nos dice:  Se entienden comprendidos dentro del tiempo de presencia, además de lo establecido en el RD 1561/1995  los periodos distintos  de las pausas y los descansos, durante los que el trabajador no está obligado a permanecer en su lugar de trabajo, pero tiene que estar disponible para responder a las posibles instrucciones que le ordenen emprender o reanudar la conducción o realizar otros trabajos. Serán considerados como tiempo de presencia los siguientes periodos:    a) Los periodos durante los cuales el trabajador acompañe a un vehiculo transportado en ferry o tren.    b) Los periodos de espera en fronteras o los causados por las prohibiciones de circular, siempre que se conozca de antemano. En caso contrario será considerado

como trabajo efectivo.    c) Las dos primeras horas de cada periodo de espera de carga y descarga. La tercera hora y siguientes se considerará de trabajo efectivo, salvo que se conozca de antemano su duración previsible en las condiciones pactadas en los convenios colectivos de ámbito estatal o, en su defecto, de ámbito inferior.    d) Los períodos de tiempo en los que un trabajador que conduce en equipo permanezca  como segundo conductor.

Los tiempos de presencia no podrán exceder en ningún caso de veinte horas semanales de promedio en un periodo de referencia de 2 meses y se distribuirán con arreglo a los criterios que se pacten en convenio colectivo y respetando los descansos entre jornadas y semanal.

Si os dais cuenta la ley tiene unos mínimos y luego nos remite a lo pactado en convenios colectivos, de ahí la importancia que tiene trabajar conforme a convenio.

Ahora vamos a ver que nos dice  el  II Acuerdo General de Empresas de Transporte de Mercancías por Carretera.  Artículo 28.3 De acuerdo con lo dispuesto en los artículos 8 a 12 del Real Decreto 1561/1995, para el cómputo de la jornada de actividad de los trabajadores móviles se distinguirá entre tiempo de trabajo efectivo y tiempo de presencia, cuyo régimen será el previsto en los citados artículos, con las siguientes particularidades:      a) Sin perjuicio del respeto a la duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo efectivo prevista en el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores y a los períodos mínimos de descanso diario y semanal, la duración del tiempo de trabajo efectivo de los trabajadores móviles no podrá superar las cuarenta y ocho horas semanales de promedio en cómputo semestral, sin que pueda exceder en ningún caso de las sesenta horas semanales. Igualmente se acuerda que, dadas las características objetivas, técnicas y/o de organización del trabajo que concurren inexcusablemente en esta actividad, tales como el carácter estacional o internacional de los servicios, el período de referencia establecido en el artículo 8.3 del Real Decreto 1561/1995 para el cómputo del límite máximo de veinte hora semanales de las horas de presencia, será de dos meses.      b) La hora de presencia se compensará con tiempo de descanso retribuido equivalente o se abonará como mínimo al precio de la hora ordinaria.      c) No podrá dejar de retribuirse o compensarse ninguna hora de trabajo o presencia, ni retribuirse doblemente un mismo periodo temporal por dos o más conceptos. La suma y distribución de los diferentes tiempos no reducirá los descansos mínimos establecidos por la normativa vigente.      d) A efectos de lo dispuesto en el número 3 y en la letra c) del número 4 del artículo   10 del Real Decreto 1561/1995, se entenderá en todo caso que el trabajador conoce de antemano la duración previsible de los períodos de espera para carga y descarga

cuando el servicio de transporte que esté efectuando lo sea para un cargador y/o consignatario para el que haya realizado algún otro servicio en las mismas instalaciones.      e) Salvo que se trate de pausas o de tiempo de descanso, los períodos durante los cuales el trabajador acompañe a un vehículo transportado en trasbordador o tren tendrán la consideración de tiempo de presencia, siempre que se conozca de antemano la existencia y duración previsible del viaje. De acuerdo con lo previsto en el artículo 9 del   Reglamento (CE) 561/2006, y sin perjuicio del devengo de las dietas que en su caso correspondan, el conductor deberá tener acceso a una cama o litera durante su período de descanso diario, que podrá interrumpirse dos veces como máximo para llevar a cabo otras actividades que no excedan en total de una hora.      f) Salvo que se trate de pausas o de tiempo de descanso, los períodos de espera en fronteras o los causados por las prohibiciones de circular durante los cuales el conductor tenga que estar disponible para responder a posibles instrucciones que le ordenen emprender o reanudar la conducción o realizar otros trabajos, tendrán la consideración  de tiempo de presencia, si el trabajador conoce de antemano la existencia de estos períodos y su previsible duración, entendiéndose que los conoce cuando se trate de fronteras que haya cruzado en alguna ocasión como consecuencia de la realización de un servicio profesional de transporte, o cuando las prohibiciones de circular hayan sido preestablecidas por la autoridad competente y tenga de ello conocimiento el trabajador.   Serán considerados trabajo efectivo los tiempos de dichos períodos en los que el trabajador realice cualquier trabajo o reanude la conducción, cuando así se le haya ordenado.     g) Sin perjuicio de su remuneración o su compensación por tiempos equivalentes de descanso, las horas de presencia realizadas en los períodos durante los cuales el trabajador acompañe a un vehículo transportado en transbordador o tren, y de los períodos de espera en fronteras o los causados por las prohibiciones de circular, computarán como máximo seis horas diarias a efectos del límite máximo establecido en el artículo 8.3 del Real Decreto 1561/1995 y en la letra a) del presente artículo; las horas de presencia realizadas con ocasión de la conducción en equipo computarán a efectos del citado límite hasta un máximo de cuatro diarias.

Con todo lo expuesto hasta aquí creo que cada uno puede sacar sus conclusiones y actuar conforme a ley.

Mi opinión es la siguiente:  Hasta aquí la teoría, ahora vamos a pasar a la práctica que es lo que nos interesa.  En primer lugar y muy importante es tener en cuenta que las horas de trabajo (martillos) y presencia (disponibilidad) no computan en la suma de horas de conducción, o sea, yo puedo tener en una jornada, 10 horas de conducción y 2 de martillos.

Los martillos no nos valen como pausa. Si llevamos 1 hora y media de conducción y hacemos 1 hora de martillos, cuando arranquemos podemos conducir 3 horas y después hacer una pausa de al menos 45 minutos. Tener en cuenta que las horas de trabajo efectivo es la suma de las horas de conducción más la de otros trabajos.

El número máximo de horas de trabajo efectivo continuas es de 6. Y en una jornada no podremos llevar más de 12.

Las horas de presencia no contabilizan en este cómputo, por eso habréis visto que el tacógrafo las considera como pausa. Pero aun así, debemos de registrarlas como tales.

Una aclaración: de las horas de presencia cuando vayamos de 2º conductor, cuarenta y cinco minutos se consideran como pausa, de ahí que cuando cambiemos de conductor, y nos pongamos a conducir no tendremos que  hacer ninguna pausa.

Un ejemplo: Después de una pausa conducimos 1 hora, llegamos al lugar de carga y estamos otra hora esperando a cargar (hora de presencia). Entramos al muelle,  ponemos el selector en martillos y estamos 2 horas cargando. Como llevamos 3 horas de trabajo efectivo (1 de conducción y 2 de martillos) cuando salgamos sólo podremos conducir 3 horas para no pasarnos de las 6 horas continuas de trabajo efectivo. Si en vez de 2 horas cargando hubiésemos estado 1 hora, entonces tendríamos 2 horas de trabajo efectivo (1 hora de conducción y 1 hora de otro trabajos), por tanto al salir podríamos conducir 3 horas y media, para no pasarnos de las 4 horas y media de conducción,  y deberíamos hacer una pausa de al menos 45 minutos.

Debemos de registrar estos tiempos de trabajo y de presencia mediante el selector de actividades o introduciendo una entrada manual (cuando la tarjeta no ha estado insertada en el tacógrafo, por ejemplo cuando hacemos un desplazamiento en coche para coger el camión), por los siguientes motivos:

1.- Porque la ley nos dice que es obligatorio.   2.- Porque nos pueden sancionar si no reflejamos los tiempos de repostar, carga y descarga, mantenimiento,  esperas, etc. Esa multa, en teoría, la tendríamos que pagar nosotros.    3.- Porque ante posibles reclamaciones judiciales contra la empresa, nos contarían todos los tiempos para el computo total de la jornada de trabajo.

Además,  las empresas están obligadas a llevar un registro diario de las jornadas de trabajo de sus conductores.  Y este registro es los datos que están en nuestra

tarjeta de conductor cuando la descargamos. Si nosotros no indicamos estos tiempos de presencia y otros trabajos,  estamos tirando piedras en nuestro tejado, porque decimos que estamos en pausa, o sea descansando,  cuando en realidad estamos esperando a que nos carguen, repostando o en el taller. O sea que queremos trabajar y no cobrar por ello.

Por último dejar claro que ante la posibilidad de poder cobrar estas horas, si así lo dice la ley, sólo se cobrarían las que estuvieran justificadas, y la única forma de demostrarlo es registrándolas en nuestra tarjeta. Todo lo que no registremos será considerado como descanso y no creo que nadie esté dispuesto a trabajar gratis, o sí…???? De vosotros depende.

Secretaría de Acción Sindical