La ampliación del permiso de paternidad en caso de nacimiento, adopción o acogimiento, de los 13 días actuales a las 4 semanas, que recoge la Ley 9/2009, de 6 de octubre, lleva en el cajón 4 años, poniendo de manifiesto que desde el Gobierno, indistintamente del partido político, conciben la maternidad como algo exclusivo de la madre, al negarse, justificando medios económicos, a ampliar el permiso de paternidad.

No se apuesta por la corresponsabilidad.