El desempleo en febrero se cifra en un número de desempleados registrados de 133.612 personas, con un aumento de 605 personas, desde USO advertimos que el empleo se está ralentizando y se está precarizando aún más.

Los trabajadores seguimos expuestos a los vaivenes económicos, habiendo fracasado el modelo impuesto por el gobierno de contratos basura que bonifican la precariedad y la tendencia al trabajo de baja calidad.

Nuestros gobernantes tienen que apostar por la defensa del trabajo como derecho fundamental y deben poner en marcha políticas de crecimiento generadoras de actividad económica y de creación de empleo estable y de calidad.