USO PIDE EL CUMPLIMIENTO DE LAS MEDIDAS PREVENTIVAS, ANTE LA ESCALADA PROGRESIVA DE LOS ACCIDENTES LABORALES CON BAJA EN EL PRIMER SEMESTRE DEL AÑO EN LA REGIÓN.

Los datos dados a conocer en el día de ayer por el Boletín de Siniestralidad Laboral, editado por el Instituto de Seguridad y Salud Laboral, correspondiente al mes de Junio, certifican la ruptura en el 2.014 de la tendencia descendente en los últimos años

En el mes de Junio se han contabilizado 1.052 accidentes con baja laboral en la región, de los cuales 266 han sido en el sector de la Agricultura, 228 en la Industria 85 en la Construcción y 493 en los Servicios. En Junio del año anterior se dieron 927 accidentes, por lo que el aumento representa un 13,5%.

Si analizamos los 6 meses transcurridos en el 2.014, la escalada progresiva mes a mes es más evidente, pues en dicho periodo de Enero a Junio se han producido en la región 7.210 accidentes de trabajo con resultado de baja laboral en jornada (6.292) e in itínere 918), un 7,52% más que en los 6 primeros meses del año anterior, que fueron 6.706. A los que hay que añadir los 11.705 sin baja laboral. Los accidentes calificados como graves se han contabilizado 39 los mismos que se dieron en los 6 primeros meses del año anterior. Siendo la única nota positiva la reducción de los accidentes mortales que se han reducido de 11 a 8. SO

Para la USO este repunte del aumento de los accidentes con o sin baja laboral, revelan el abandono de la prevención, tanto a nivel institucional como empresarial, no basta con invertir solamente en vallas publicitarias para prevenir los accidentes, sino que hay que dotar con más medios personales, materiales y económicos a las Inspecciones de Trabajo y a los Institutos Regionales de Prevención para que puedan ejercer su labor de control. Por otro lado la precariedad laboral por la que apostado el Gobierno con tal de reducir a toda costa las cifras del desempleo, propicia un caldo de cultivo hacia la accidentalidad.

Desde la USO lamentamos la falta de compromiso del Gobierno ante los accidentes laborales y enfermedades profesionales, al cambiar recientemente la normativa de prevención en empresas de menos de 25 trabajadores que lo deja en manos de la buena o nula voluntad del empresario.