USO AFIRMA QUE CON LA SUBIDA A CUENTA DEL RECIBO DE LA LUZ Y LA CONGELACIÓN DEL SALARIO MÍNIMO Y DEL IPREM, SE ASESTA UN NUEVO GOLPE A LOS SECTORES MÁS VULNERABLES.

La Unión Sindical Obrera -USO- de la Región Murciana ante la aprobación en el día de hoy por el último Consejo de Ministros del año de una subida de la tarifa del recibo de la luz para el primer trimestre del 2,3% y la congelación del Salario Mínimo Interprofesional, que lleva aparejado la congelación del IPREM (Indicador público de rentas con efectos múltiples), manifiesta que se asesta un nuevo golpe económico a los sectores más vulnerables de la Sociedad, especialmente a los pensionistas, perceptores del S.M.I. y desempleados.

Mientras el Gobierno sigue instalado en la propaganda que el 2.014 es el año de la recuperación y la luz al final del túnel, la realidad se impone con inusitada dureza día a día y decisión a decisión adoptada por el ejecutivo.

Por segunda vez en el tercer año de su legislatura el Gobierno ha congelado el S.M.I, y en esos 3 años solamente se ha incrementado en un 3,90€ mensuales, que supone un paupérrimo termino medio de 1,30€ de subida por año. Por lo que es necesario recordar que el S.M.I. en nuestro país es una de los más bajos de Europa, tan solo comparable con los países del Este

La congelación del Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (IPREM), es también muy grave, ya que este índice se utiliza como referencia para la concesión de bacas, ayudas, subvenciones o el subsidio por desempleo.

Al mismo tiempo, el Gobierno ha aprobado una subida temporal de la tarifa de la luz con efectos solamente del primer trimestre del 1,4% para el coste de la energía sumado a un 0,9% para peajes, lo que eleva su coste a un 2,3%, aparte del IVA y con la incertidumbre de cual será la repercusión del nuevo mecanismo de incremento a partir de Abril. Esta medida repercutirá muy desfavorablemente para los pensionistas, pues con tan solo el alza del recibo de la luz, absorberá el pírrico incremento de las pensiones del 0,25%.

La USO considera que estas medidas sumadas a la pérdida general de poder adquisitivo y de recortes sociales que venimos padeciendo los ciudadanos va a suponer aumentar los niveles de pobreza en los hogares y con el riesgo de una mayor exclusión. Una vez más, las decisiones del Gobierno apuntan en la dirección equivocada y se ceban con los más débiles.