La Unión Sindical Obrera – USO – de la Región Murciana tras conocer el dato de moderación del I.P.C. correspondiente al mes de Diciembre afirma que el balance total del 2.012 es muy negativo porque consolida la perdida generalizada de poder adquisitivo en todos los segmentos de la ciudadanía y encubre, en la práctica, una devaluación de su renta para sus perceptores.

Un IPC del 2,9% con que ha terminado el 2.012, medio punto por encima del que se dio al final del 2.011, abre mucho más la brecha del diferencial con la media de los salarios pactados en los Convenios Revisados durante el año, que ha sido del 1,31% y se ahonda mucho más en los Nuevos Convenios firmados este año, que ha sido un 0,69% de subida media. Por lo que el empobrecimiento de los asalariados se hace cada año más patente.

Las casi 230.000 Pensiones que existen en nuestra Región no se escapan de esta pérdida negativa de su poder de compra ya que aparte de ostentar el triste balance de estar en el furgón de cola de las Autonomías en relación con su cuantía, la no revalorización decretada por el Gobierno en relación con el IPC supone una disminución del 1,9% en su nivel de compra. Al igual que los Empleados Públicos y trabajadores afectados por los Presupuestos Generales que han padecido un decremento salarial como consecuencia de la congelación y la perdida de la extra de navidad.

USO considera que no pueden seguir recayendo los efectos de la crisis sobre las ya maltrechas espaldas de las mayorías sociales trabajadoras y por ello plantea subidas salariales que equilibren los ingresos de los ciudadanos al coste de la vida y permitan mantener el poder adquisitivo y el empleo. Un binomio imprescindible para conseguir reactivar la demanda interna y el consumo y con ello frenar la recesión y comenzar una senda de crecimiento.