MANIFIESTO JORNADA MUNDIAL POR EL TRABAJO DECENTE 2012. EMPLEOS PARA LA JUVENTUD
“Juventud sin empleo, sociedad sin futuro”
En el Congreso Fundacional la Confederación Sindical Internacional (CSI) instauró el 7 de octubre como una Jornada Mundial por el Trabajo Decente (JMTD). Este año la movilización está dirigida a denunciar la situación de 75 millones de jóvenes de todo el mundo que se encuentran en estos momentos sin trabajo; otros muchos millones están atrapados en un trabajo informal o precario; y decenas de millones de nuevos solicitantes de empleo no tienen ninguna posibilidad de encontrar trabajo, ni la educación y formación que les permitiría estar preparados para trabajar en el futuro. En algunos países el desempleo juvenil alcanza el 60%, y toda una generación de gente joven se enfrenta a la exclusión del mercado laboral.
En España, hay una alarmante tasa de paro cercana al 50% entre la gente joven de 20 y 24 años, y 2.580.600 menores de 35 años están en situación de desempleo. Asimismo, sigue aumentando el número de demandantes jóvenes que buscan su primer empleo, pero contrariamente, disminuye la creación de puestos de trabajo y la modalidad contractual más utilizada sigue siendo la del contrato temporal. En el año 2011, el primero en lo que va de siglo, el saldo del flujo migratorio del país fue negativo, es decir, dejaron el país más personas de las que llegaron para establecerse. Y además, el perfil del nuevo emigrante laboral es de una persona joven de entre 25 y 35 años, altamente cualificada y que abandona el país ante la falta de perspectivas laborales.
Estos datos muestran que las políticas del gobierno solo acentúan la desigualdad y la desregulación del mercado de trabajo y ponen de manifiesto la equivocada política económica que se está implementando y que necesita, por tanto, un cambio de dirección para compatibilizar medidas de reactivación de la economía con el equilibrio presupuestario.
La crisis económica y el entorno cada vez más hostil para los derechos de los trabajadores en muchos países, están planteando al movimiento sindical internacional algunos de los mayores desafíos de la historia. El hecho de movilizarnos conjuntamente para que la JMTD sea un éxito, nos permite mostrarle al mundo que los sindicatos estamos dispuestos y somos capaces de seguir confrontando estos desafíos. Los y las trabajadoras con empleos precarios tienen pocas posibilidades de unirse a un sindicato y de negociar colectivamente. Las empresas reducen cada vez más los sueldos y las condiciones, basándose en el trabajo precario para disminuir sus costos laborales y transmitir todos los riesgos del empleo a la clase trabajadora.
Por este motivo, los sindicatos organizamos una jornada de lucha. Tenemos que conseguir que el trabajo decente figure en el centro de las acciones de los Gobiernos para recuperar el crecimiento económico y construir una nueva economía global, que sitúe a las personas en primer término. Tenemos que combatir esta oleada neoliberal organizando a los y las trabajadoras jóvenes oponiéndonos a las leyes que extienden el trabajo inestable sin derechos y movilizándonos en apoyo del empleo seguro, con sueldos y condiciones de trabajo dignas. Sólo así lograremos que puedan tener una perspectiva de cambio, un proyecto de vida. Porque una “Juventud sin empleo, es una sociedad sin futuro