Cerca de trescientos delegados de la USO se han concentrado en la mañana del jueves 8 de marzo frente al Congreso de los Diputados, con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, en defensa de sus derechos y en contra de la reforma laboral.

Ante la situación de crisis económica, que venimos sufriendo hace años, desde la Unión Sindical Obrera hemos querido aprovechar esta jornada para defender los derechos de las mujeres, cuestionados y en peligro en el actual contexto de recortes y políticas de austeridad. A la vez hemos vuelto a mostrar en la calle, como lo venimos haciendo desde el pasado 29 de febrero, nuestro más firme rechazo a la reforma laboral. Todo ello ante la sede de la soberanía popular, el Congreso de los Diputados, en un día en el que se estaba convalidando el decreto de Reforma Laboral.

Al término de la concentración, Julio Salazar, Secretario general confederal, María Susmozas, Secretaria confederal de Igualdad, junto con su homóloga en Madrid, Belén Navarro, han hecho entrega en el registro del Congreso de los Diputados de un documento explicativo, reivindicativo y de propuestas alternativas del tercer sindicato de ámbito estatal.

Conviene recordar en este 8 de marzo que el contexto de crisis se está convirtiendo en el peor escenario para las políticas de igualdad y la defensa de los derechos de las mujeres. La realidad a nivel europeo es cada vez más dramática para millones de trabajadores y trabajadoras, que ven como sus gobiernos, al paso que marcan los mercados, no establecen unas políticas claras de crecimiento y creación de empleo. La tasa de paro en España para las mujeres es de un 23,32%, un punto por encima de la tasa general, según datos de la última encuesta de población activa (EPA). Los datos a nivel europeo, sin ser tan alarmantes, también señalan diferencias claras entre mujeres y hombres en el impacto del desempleo como cara más dura de la crisis. En países como Francia (paro masculino 9.1%, paro femenino 10.3%), Austria (4.0% – 4.2%) o Portugal (12.4% – 13.0%). En datos generales para la Unión Europea, la tasa de paro masculina alcanza una tasa de 9.5% y la femenina 9.7%

La situación en nuestro país sigue significando para las mujeres precariedad: temporalidad y desempleo en aumento, y tiempos parciales como frontera y límite. La temporalidad en mujeres es de un 26%, más grave es la situación en relación al tiempo parcial, ya que 3 de cada 4 contratos con este tipo de jornada, tienen rostro de mujer.

Los millones de trabajadores y trabajadoras en España y en la Unión Europea no pueden seguir pagando la crisis. Desde la USO siempre reclamamos que necesitamos urgentemente medidas económicas que impulsen el crecimiento e inversiones que lleven a la creación de empleo de calidad y duradero. Medidas económicas que permitan, tanto a hombres como a mujeres, recuperar el empleo y alejarse de la precariedad, y que supongan mayor grado de cohesión e integración social, lo que debe ser la principal prioridad de las políticas públicas.

Por todo ello, este 8 de marzo, las personas que formamos parte de la USO ponemos de nuevo encima de la mesa un compromiso: como sindicalistas no vamos a dar ni un paso atrás en la defensa de los derechos laborales de las mujeres. Allí donde la USO tenga presencia, garantizará, a través de la negociación de planes y medidas de igualdad, a través del trabajo sindical del día a día, que las mujeres no sufrirán con mayor impacto la crisis.
Por todo ello, desde la USO volvemos a hacer un llamamiento a todas las mujeres trabajadoras para que respondan a la crisis y la precariedad, para que ocupen su puesto y nadie hable por ellas, para que alcen la voz y defiendan sus derechos, para que participen en las elecciones sindicales.