La Unión Sindical Obrera – USO – de la Región Murciana tras la publicación por el Ministerio de Trabajo e Inmigración en el día ayer de la Estadística de los Expedientes de Regulación de Empleo del mes de Septiembre, lamenta una vez más la multiplicación de los mismos en nuestra Región, concretamente se han autorizado 28 Expedientes nuevos, cifra por encima de los que se han dado en Comunidades Autónomas como Baleares, Canarias, Extremadura, La Rioja, Ceuta y Melilla, con lo que en los 9 primeros meses del año han sido aprobados 363 y 451 en los últimos 12 meses.

               En cuanto a los trabajadores afectados por los expedientes Autorizados en el mes de Septiembre han sido 163, lo que suma en los 9 primeros meses del año un total de 3.409 trabajadores y de 4.503 en los últimos 12.

               En cuanto a las 3 diferentes modalidades de Expedientes de Regulación de Empleo, es decir, los de Extinción de Contratos, Suspensión de Contratos y Reducción de Jornada y Salario, las estadísticas del mes de Septiembre en nuestra Comunidad Autónoma continúan su marcha ascendente, sumando 31  nuevos trabajadores afectados por Extinción de contratos, lo que suponen ya 810 hasta el mes Septiembre y 1.072 en los últimos 12 meses; los expedientes de Suspensión de contratos con una media de un año han recaído en 74 nuevos trabajadores, 1.420 en los 9 primeros meses y 1.842 desde hace 1 año; y por último los expedientes autorizados por medidas de Reducción de Jornada y Salario han afectado a 58, lo que suman ya 1.179 de Enero a Septiembre y a 1.585 en los 12 últimos, siendo la media de la reducción de Jornada y Salario muy cercana al 40%.

              USO pide una vez más un mayor rigor en la aprobación, ya que en algunos casos se puede encubrir por las Empresas “un reparto entre todos de los descensos de beneficios” cuando en la época de la abundancia, no hace tanto tiempo, el reparto de los aumentos de beneficios solo iba destinado a una parte. Por otro lado, el miedo a la crisis y a las consecuencias de los despidos, unido a la temporalidad en la mayoría de los contratos hacen que la oposición de los trabajadores al expediente sea mínima.